1 ESO                     Volver a index.html             Rotación Terrestre
Traslación Terrestre

      En primavera las temperaturas se elevan y son abundantes las precipitaciones en forma líquida. El árbol activa su metabolismo y pone en circulación los vasos leñosos del xilema llevando agua y sales minerales hacia las partes verdes. Surgen nuevos brotes que forman tallos y hojas. Se activa la fotosíntesis que genera azúcares y otras sustancias. Los vasos liberianos del floema los distribuyen allí donde se necesiten.

    En verano los árboles reciben más luz y con ello aumentaría la fotosíntesis. No obstante, las altas temperaturas y las bajas precipitaciones aumentan las pérdidas de agua por transpiración. En las horas del día con mayor temperatura el árbol debe cerrar los estomas de sus hojas para evitar perder agua y con ello se reduce la entrada de dióxido de carbono que junto al agua son necesarios para la fotosíntesis.

     En otoño los árboles reciben menos luz y se reduce la fotosíntesis. Cuando todo esto sucede los árboles caducifolios adoptan la estrategia de la caída de hojas para sobrevivir durante el invierno. Al desaparecer el verde de la clorofila las hojas van cambiando de color debido a otros pigmentos (carotenos, xantofilas, antocianinas...). Las hojas van tomando tonalidades amarillentas, anaranjadas, rojizas...

     En invierno los árboles caducifolios se mantienen en el letargo invernal. La fotosíntesis no puede llevarse a cabo pues el árbol no dispone de estructuras fotosintéticas. El metabolismo se ralentiza y el árbol mantiene al mínimo sus actividades vitales. Las temperaturas marcan mínimos y las precipitaciones, cuando se producen, pueden ser como lluvia y a veces, como nieve.

Volver al Inicio